Toda la información del fútbol base valenciano

El futuro está en juego

COMPARTIR
, / 1326 0
Foto: Lázaro de la Peña / Valencia CF

Foto: Lázaro de la Peña / Valencia CF

Finaliza otro fin de semana de sinsabores para los dos equipos de la capital del Turia. En el Cap i Casal corren tiempos difíciles, con el Levante UD instalado en la última plaza de la tabla y un Valencia CF en dinámica peligrosa que se ha metido en un lío al encontrarse a apenas seis puntos del temido descenso. Sólo el Villarreal CF, tras un partidazo ante el líder que confirma la gran temporada que está cuajando, mantuvo alto el pabellón de la Comunitat Valenciana.

La situación de Valencia  y Levante debe preocupar a la masa social de ambas entidades no sólo por el futuro deportivo a corto plazo de sus dos primeros equipos, sino también por el devenir de sus futbolistas más jóvenes y de sus hinchas más precoces. No es lo mismo un equipo en Primera División que uno en Segunda: la repercusión mediática es menor en la categoría de plata, los presupuestos se ajustan y el remedio suele ser el de ‘apretarse el cinturón’ y recortar en partidas percibidas como prescindibles.

Para nuestra desgracia, la cantera suele ser una de las primeras afectadas.

Los niños son auténticas esponjas a todos los niveles. Y suelen imitar y seguir con mayor profusión aquello que les llama más la atención. Un hipotético descenso de Levante UD y/o Valencia CF sería un duro golpe para las generaciones más jóvenes, ‘obligadas’ por una mera cuestión mediática y deportiva a seguir en Primera a las escuadras más conocidas (Barcelona, Real Madrid, Atlético…) pero a su vez alejadas de sus raíces valencianas. Ha costado un siglo cultivar generación tras generación de seguidores para acabar echando el trabajo por la borda por una mala -o muy mala- temporada en Primera.

Ambos clubes están en la obligación de poner todos sus medios y dejarse hasta la última gota de sudor en el empeño de permanecer en la élite y rematar la campaña con la mayor dignidad. No sólo por el presente más inmediato y para regocijo de su masa social, sino también para asegurar el sentimiento de generaciones venideras de aficionados y jóvenes futbolistas en su cantera. Hay que cuidar a los más pequeños. El futuro está en juego.

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.