Toda la información del fútbol base valenciano

¿Deben las grandes escuelas reducir el número de equipos en categorías de formacion?

COMPARTIR
, / 1527 1

A la espera de poder concretar una cita con José Ramón Alesanco, máximo responsable de la Academia GLOVAL del Valencia CF, la redacción de ESPORTBASE se ha topado con las primeras reacciones de entrenadores y padres de futbolistas de su cantera respecto a la intención, por parte de los responsables del club, de reducir el número de equipos en las categorías de formación y adelgazar la estructura que existe bajo el paraguas de la marca VCF.

En líneas generales, el primer sentimiento es el de contrariedad, dada la gran cantidad de niños que podrían quedarse sin equipo la temporada que viene de seguir adelante con esta intención. Sin embargo, no somos quién para opinar respecto a las decisiones tomadas por parte de los responsables de cualquier club: ese debate queda en manos de padres, futbolistas, entrenadores y demás colectivos asociados al fútbol base. Sí nos gustaría plantear varios puntos favorables y contrarios a esta decisión.

En el lado negativo, la reducción de equipos conllevará un cambio traumático para un gran número de niños, cuya continuidad en este caso no estará marcada por su talento o rendimiento, sino por una simple cuestión numérica. Aquellas escuelas que apuesten por reducir sus equipos, de igual modo, reforzarán a otras que sí opten por mantener el actual modelo y puedan acoger el excedente de niños con talento que provengan de otras canteras. Más puntos negativos: la red de monitorización del club en cuestión se verá reducida, y sólo una mayor inversión en ‘scouting’ y seguimiento podrá compensar dicho déficit. Y todo sin entrar a valorar la cuestión económica: menos equipos significan menos entrenadores que puedan percibir un sueldo, menos ingresos anuales para la escuela (en algunos casos), menos alcance de la ‘marca’ a nivel local, etc.

Por el contrario, también hay consecuencias positivas. Por ejemplo, la elitización (todavía más) de aquellos equipos que permanezcan en cada categoría, que estarán compuestos(al menos sobre el papel) por lo mejor de lo mejor, los chavales más prometedores de todos los conjuntos actuales. También una estructura más delgada y ajustada permite un mejor seguimiento de los progresos individuales de los pequeños, así como un trabajo más específico con ellos. En general, se estaría primando la calidad por encima de la cantidad.

Como ven, son dos conceptos o modelos muy diferentes, y no puede asegurarse que uno sea superior al otro. Por motivos obvios, el ideal de cualquiera de nosotros surge de la unión de ambos, aunque la coyuntura económica hace muy difícil lo de apostar por escuelas de gran amplitud que, al mismo tiempo, mantengan un cuidado individualizado y al detalle de todos sus futbolistas. El debate está en la calle. Y usted, ¿qué modelo prefiere?

Un comentario

  • salvistamunt dice:

    No deben reducir el número de equipos. Contra más jugadores mejor, la cantera es una fábrica.
    Si tienes muchos jugadores buenos y no caben en uno o dos equipos, ¿que haces?, ¿que se vayan a otro equipo?

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.